29/04/2024

Lic. Ángel Orbea

"Cuando se pretende restringir la educación pública y gratuita directamente se afecta a la salud"

El Lic. Ángel Orbea, presidente del Colegio de Psicólogos Distrito VIII se refirió a las actividades de la institución e interpreta algunos aspectos de la realidad actual.

¿Cuál es la situación profesional actual de los psicólogos?

En general, insertos en lugares de trabajo porque hay mucho, tanto en las instituciones de salud como en educación, justicia, en el ámbito privado, etc. . Esto no significa que perciban remuneraciones acorde a la situación. Respecto a las obras sociales es un capítulo en permanente gestión y tensión donde siempre perdemos. Con las prepagas nos enfrentamos al gran negocio de la Salud, con aumentos de más del 300% y que se lleva toda la plusvalía que los profesionales y trabajadores generamos poniendo nuestro cuerpo y saber.

Con las obras sociales hacemos un trabajo permanente de actualización y no siempre hay respuestas favorables. Con respecto a IOMA, hay muchos colegas que proponen cancelar el convenio y son cada vez menos los prestadores, algo que como consejeros vemos con preocupación y pena por cuanto se está vulnerando a un importante sector de la población que trabaja para el Estado como muchos de nosotros.

Al respecto, mi interpretación es conclusiva: IOMA es un algoritmo que funciona como el diario La Nación o la Coca cola: por un lado, siempre igual a sí misma y por otro tiene una posición dominante y desde allí jode a todo el mundo. Digo esto reconociendo que la Salud es algo muy caro en todo el mundo y que en nuestro país la Salud Pública está en interfaz con la formación universitaria, por eso tiene un alcance y eficacia que otros países de la región no tienen. Cuando se pretende restringir la educación pública y gratuita directamente se afecta a la salud. Por eso estamos de pie frente a muchas medidas de este gobierno que ya están afectando y afectarán mucho más la Salud y la salubridad de la ciudadanía. En hospitales de pueblo hay sueldos municipales muy bajos que no contemplan las especificidades. En Provincia, se está un poco mejor pero predomina una concepción donde proliferan un conjunto de agentes de salud que suelen generar "intrusionismo de matrícula", lo cual nos puede lesionar nuestra propia matrícula. Lo que digo no significa que no se revisite e inclusive se cambien algunos paradigmas que probados, no están a la altura de las circunstancias y son más relato que realismo porque básicamente descuidan la clínica.

En el Colegio de Psicólogos sostenemos que sin derechos no hay salud pero también pienso que sin clínica no hay salud mental. Como en todo colegio profesional de matrícula, alguien que termina su licenciatura -que son al menos 5 años de carrera intensa- luego hace los trámites de matriculación propiamente dicha, la paga y habilita el consultorio. Si es posible y deseable, pueden participar del Colegio ya que es de los matriculados, que hoy estemos en el Consejo Directivo es una circunstancia perentoria y un compromiso que algunos elegimos pero el Colegio pertenece, por ley, a todos los matriculados. Me refiero a la Ley 10.306 que fue sancionada en democracia y costó mucho; ella determina los alcances de las incumbencias, las responsabilidades y los niveles de formación. Pero en los distintos estamentos del Estado no siempre se respeta. Me consta que la justicia acepta informes firmados por personas que no están habilitadas y carecen de matrícula profesional, algo que con otras profesiones no ocurre y, desde nuestro Distrito y el Consejo Superior, trabajamos sobre estas anomalías. Somos alrededor de 900 matriculados en 7 partidos de la región de la cual Tandil es la ciudad con más psicólogos -alrededor de 390- y son cada vez menos los que ingresan como prestadores en las obras sociales.

Con los colegas del Consejo -pertenecientes a varias ciudades del Distrito- hemos generado un equipo de comunicación que permanentemente está mejorando; tenemos diversas comisiones trabajando sobre puntos y practicas específicas como forense, perinatal, educacional, Salud Mental, etc. . Tenemos programada una jura para junio, reconocimientos a especialistas, doctorados y colegas. Trabajamos sobre las denuncias que nos llegan -que por suerte no son muchas- y estamos haciendo arreglos a nuestra sede en Azul, que con las lluvias sufrió algunos deterioros. También contamos con una "Mesa Lacaniana" con la que estamos preparando una actividad de formación para el próximo mes. Todo esto se encuadra en el plexo de nuestra ley de ejercicio profesional y no dejamos de recomendar a los colegas para que la tengan y la conozcan bien ya que alivia las cargas.

¿Qué alcances tiene la matrícula?

Hay dos respuestas posibles, una institucional y otra liberal. Esta última corresponde a aquel que con grado universitario de psicólogo hace lo que le es dado respecto de su formación y práctica, siempre y cuando su ejercicio profesional esté encuadrado en teorías y disciplinas aprobadas por institutos de formación y universidades con acreditación en la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) y se matricule. La Ley crea derecho y obligaciones. Hay colegas que ofrecen terapéuticas marginales sin la debida acreditación y puesta a prueba. Son actividades que un Colegio debe denunciar e impedir, por cuanto en ese aspecto es garante de las prácticas que tienen un marco muy preciso: neurociencias, psicometría, psicoanálisis, Gestalt, psicodrama, terapias breves, de grupo, familiar, psicología social etc. Pero nunca las terapias de vidas pasadas, ni otras yerbas que también se ofrecen, son "truchas" y un peligro para la comunidad. Nuestro Colegio tiene funciones rectoras y la matriculación no es electiva: es obligatoria por ley. Es lo que hay, es constitucional. Sabemos que en los momentos de ajustes proliferan ofertas terapéuticas no válidas que la gente en desesperanza suele tomar. Por eso estamos atentos.

Su formación es lacaniana, ¿cómo lo explicaría para el público amplio?

Desde hace más de 30 años, aun antes de graduarme como psicólogo, por mi formación en comunicación tomé contacto con la lingüística, en su versión semiótica y semiología. Conocía autores como, Kristeva, Roland Barthes, Saussure, Jakobson y el argentino Eliseo Verón, mientras estudiaba a Freud. Todo esto me dio letra para entrar a Lacan y desde que conocí sus Escritos quedé, como decimos, en "transferencia de trabajo". También tuve una formación en Filosofía que provenía de lo que se conoció como "cultura de las catacumbas" centrada en los famosos grupos de estudio alrededor de un maestro. En mi caso, fueron Raúl Siarretta, Germán García, Américo Vallejos, Nicolás Rosa y otros. Con ellos comencé lo que fue una verdadera formación epistémica -no clínica- en diversas escuelas de psicoanálisis. Además entré en análisis personal, algo absolutamente indispensable que también obedece al mandato de Freud que dice que para analizar a otros hay que analizar muy bien la neurosis infantil propia, lo que cambió mi vida. Además durante todo ese período estuve en la docencia en la UBA y en diversos institutos.

Como el psicoanálisis no salió de un laboratorio ni de un centro académico sino de lo que Freud escuchaba de sus pacientes, una vez instalado y reconocido como una novedad fue puesto a prueba por Jacques Lacan; luego benefició a la universidad, a la salud pública y mental dándole sustento a la psicología clínica. Así fue que antes de egresar ya coordinaba talleres para personas psicóticas y adictas y comencé la otra etapa de la formación, porque el psicoanálisis es una disciplina clínica ligada a los dichos de paciente: el medio con que trabajamos es netamente la palabra. En mi caso, se produjo a través de la clínica dura en hospitales y luego en consultorio, pero siempre continué estudiando y actualizándome: no hay graduación posible en psicoanálisis.

En estos tiempos debe de ser muy difícil trabajar con algo tan degradado como la palabra...

Sí, pero la palabra es el medio que también nos hace humanos, no es solo comunicación: es la causa. Somos hablantes y mortales, tenemos un cuerpo que se gasta y alrededor de eso se dan las satisfacciones y pasiones, los deseos, las frustraciones, las demandas, las inhibiciones y los síntomas. El momento más significativo en la vida de alguien es cuando comienza a hablar, allí se abre la dimensión del saber pero también del no saber. Por eso en Salud Mental el primer derecho es el de la escucha, en torno al cual se pensó la Ley de Salud Mental que apoyamos con firmeza, pero también interrogamos.

Como dijo el lógico Ludwig Wittgenstein "el sentido es el uso": la palabra es el uso que se hace con ella, y eso hace comunidad de hablantes. Ahora, de lo que se ocupa el psicoanálisis es cuando la palabra nos usa y "somos hablados", entonces todo se da vuelta y la salida por lo colectivo se trastorna. Por otra parte, la sociedad actual es un campo de vociferaciones de todo tipo, desde el Presidente hasta un niño y aunque democrático, esto confunde y satura y lo peor es que se pierde el pensamiento y se actúa en acting. En esos momentos, la salida es por el consumo, lo que antes se llamaba "de masas" y hoy con las redes es "toxicomanía de masas", no solo con sustancias: es también con la exigencia de más y más. Más rendimiento, más ocio, más droga, más riesgo, más años, más planes, más compras, más deudas o ganancias, cada uno emprendedor de sí mismo pero para la satisfacción. No hay algoritmo para el "más" que termina siendo un "menos". Para Descartes el cálculo era la razón, hoy es el más y lo peor es que lo sostiene el gobierno; eso lleva a tratar a las personas como a cosas.

En definitiva hoy se podría sostener que el loco es casi el normal ya que es consecuente con la palabra allí donde el lenguaje lo trastorna sin cálculo. Estamos en una época donde en Salud Mental los nefastos manuales DSM están en franca declinación: entramos a un momento de "despatologizacion".

Ya lo digo Lacan en los 70: "todo el mundo es loco". Ésta es la paradoja que la política no sabe captar porque las categorías de la política nacieron en un tiempo donde todo era medible, acotado y armónico. Hoy no es así, predomina lo ilimitado, lo globalizado, las fronteras se difuminan, el dólar es un medio de deuda, es el verdadero dios contemporáneo. Aquí es donde el presidente se para y no le va mal. Todo es una yuxtaposición de cuerpos, tiempo y espacio, interconectados por las tecnologías que hacen que lo pibes elijan entretenerse antes que aprender. Aprender cuesta y el entretenimiento virtual alegra. Esto último quizás explique algo del arrasador triunfo de la La Libertad Avanza.

¿Cómo actúa la Psicología frente a estas circunstancias?

No hay unidad de la Psicología: es un campo de permanentes tensiones diferenciales. Yo puedo responder desde mi formación, otros podrán decir algo completamente diferente y todo eso convive en el Colegio. Como colectivo y por la historia de nuestra profesión, con tantos perseguidos y desaparecidos, sin duda estamos a favor del ejercicio de los derechos y de un Estado que sea justo protagonista posibilitando y sobre todo a favor de la enseñanza pública y gratuita. De eso no hay duda, se lo vio en la marcha de la semana pasada, con cientos de colegas participando.

Desde la Psicología siempre conviene una interpretación de los síntomas. Una sociedad es también una multitud a interpretar, algo que los gobernantes y los políticos no suelen hacer porque se manejan con y por intereses. A través del psicoanálisis sabemos que el que interpreta en verdad es el propio paciente y eso es un acontecimiento que cambia la vida en diversos aspectos. Pero lleva tiempo.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

POLÍTICA

CAME

CAME

CAME

La industria pyme cayó 18,3% anual en abril

19 de mayo de 2024 15:05:00

Subscribite para recibir todas nuestras novedades

  © 2024 | Plan de Noticias Tandil |