02/08/2021

Locales

La Red de Políticas Públicas lanzó un comunicado sobre la reforma de la ordenanza para la preservación de la vida animal

La Red de Políticas Pública lanzó un comunicado sobre la reforma de la ordenanza municipal para la preservación de la vida animal.

En la misiva manifiestan lo siguiente:

El Concejal Luciano Grasso del Municipio de Tandil solicitó asesoramiento a esta Red sobre un proyecto de Ordenanza de castración de perros y gatos que estaba tratando el Concejo Deliberante. Por tal motivo se le entregó la Ordenanza Modelo de la Red, que se puede consultar en nuestra página, señalándole las profundas divergencias entre el proyecto del Municipio y el de la Red de Políticas Públicas en cuestiones de fondo.

La Dra. Graciela Fayt, miembro de la Red, explicó detalladamente en varias reuniones por Zoom tanto al concejal Grasso, como al Director de Bromatología, Federico Sánchez Chopa, y a los directores del Sistema Integrado de Salud, los alcances de cada uno de los artículos de la mencionada Ordenanza Modelo, que, a diferencia de la Ordenanza sancionada, cumple con los requisitos de la Ley provincial de castraciones N.º 13879/08 , ley obligatoria para el Municipio y hasta el momento, incumplida en su objetivo de lograr el equilibrio poblacional en el menor tiempo posible, consistente en reducir, mediante castraciones masivas, la cantidad de animales para equipararlo con los hogares disponibles para ellos.

Sin embargo, poco y nada se ha tenido en cuenta en la Ordenanza finalmente sancionada. No se ha considerado ni la Ordenanza Modelo de la Red, ni el asesoramiento brindado, ni el material científico facilitado a los funcionarios. Tampoco la nueva Ordenanza cumple con la ley Provincial 13879.

Nos sentimos en la obligación de explicar a la población de Tandil, las divergencias entre lo que la Red de Políticas Publicas propicia y el camino tomado en la nueva Ordenanza, que consideramos será perjudicial para el conjunto de la población animal y humana del Municipio.

1.- En vez de aumentar rápidamente la cantidad de castraciones, se suspenden por 3 años las castraciones en el número necesario para alcanzar el equilibrio poblacional, violando la Ley provincial nº 13.879 que no permite plazos dilatorios, y permitiendo así que la sobrepoblación de perros y gatos continúe creciendo exponencialmente, incrementándose, para los animales y para la comunidad, la desprotección y el riesgo sanitario.

Ya no hay tiempo para excusas por parte de los funcionarios para no castrar los 15.000 animales por año, 1.250 por mes, 63 por día hábil, que permitirían disminuir la sobrepoblación existente y protegerían a la población y a los mismos animales de enfermedades y accidentes. Para justificar la falta de castraciones, que es lo primero que se debe solucionar, alegan escasez de personal y de presupuesto.

Sin embargo, la Dirección de Bromatología cuenta con 7 veterinarios dedicados a castrar. Repartiendo entre ellos los 63 animales que deben castrarse por día, cada veterinario castraría apenas 9 animales por día. El costo de una castración con todos los insumos y medicación es de $200.

Sumadas a los millares de víctimas de perros y gatos que nacen y mueren producto del calvario de la sobrepoblación, en la provincia ha ocurrido recientemente una muerte humana por rabia y otras, humanas también, a causa de ataques de jaurías. Ya en muchas ciudades en el país, el equilibrio poblacional de perros y gatos es una realidad: ellos y sus comunidades humanas están protegidos y son, estas últimas, emblemas que muestran cómo de la mano de un servicio público adecuado, han podido construir la tan mentada responsabilidad. Son comunidades que responden porque los primeros responsables son sus gobernantes: responsables de formarse con expertos que pueden mostrar resultados científicos sin el sesgo de intereses sectoriales. Curiosamente, solo donde los gobernantes antepusieron los intereses de bien común, es que pueden mostrar resultados concretos. Y son los Municipios que implementaron el Programa de la Red, en base a estudios, investigaciones y mediciones en terreno que promueve un enorme equipo interdisciplinario, integrado por profesionales de distintas disciplinas, entidades y políticos con conocimiento y trayectoria exitosa en la temática.

Es momento de extremar el cuidado y volcar todos los recursos –que están siendo peligrosamente desaprovechados- en la prevención, para evitar males mayores. El dinero público, que es dinero de los impuestos de la gente, debe servir, sin discusión, para aumentar la prevención castrando el mayor número posible de animales en el menor tiempo, no dentro de 3 años. El responsable del área, junto con el Concejal Grasso, visitaron el Centro de Sanidad Animal y Zoonosis de Alte. Brown y vieron allí a cada veterinario castrar 50 animales por día. Es difícil comprender que los veterinarios de Tandil no puedan castrar 9 animales por día en el servicio público. También tuvieron oportunidad de ver en Alte. Brown, uno de los Municipios más modestos en sus recursos de la provincia, que el servicio de clínica médica gratuita atiende -y en pandemia- 100 animales por día.

Según la nueva Ordenanza, Tandil recién podrá llegar a brindar atención clínica gratuita en 3 años solo a un 20% de los animales cuando se trata de un servicio muy económico.

2.- Continuando con el análisis de la nueva Ordenanza, permite el control del Programa de castraciones y la decisión sobre el uso de los fondos a un organismo externo al poder municipal, violando normativa provincial. En este organismo se encuentra representado el sector de veterinarios privados que nada tienen que hacer en el servicio público. Esperamos que el dinero destinado a las castraciones no se gaste en contar animales (censos) que se reproducen geométricamente por miles, con la excusa de que es necesario saber cuántos animales hay que castrar, tarea inútil cuando de un día a otro tales censos quedan desactualizados, dado que el número de animales aumenta constantemente sin control.

3.- Regula la tracción a sangre en contra de lo expresamente propuesto por la Red para su prohibición.

4.- Convierte a los animales y a sus cuidadores en culpables cuando son víctimas de un servicio insuficiente, que es el origen de toda la problemática derivada de la sobrepoblación, problemática que debe solucionar el Municipio mediante el correspondiente servicio público y no mediante una Ordenanza de carácter recaudatorio y punitivo.

Esta Ordenanza profundiza la indefensión de la comunidad toda, siendo el primer círculo de víctimas perros y gatos que, como producto de la domesticación, perdieron el poder de regular el tamaño de sus poblaciones, lo cual originó un problema de sobrepoblación que sólo muestra poder ser solucionado a través de políticas de Estado y no de la culpabilización de la gente. La gente se educa a través de la práctica de un servicio que respeta a la comunidad toda, y no basado en pareceres y prejuicios. Mucho menos en el asesoramiento de sectores privados que son parte interesada, simplemente porque allí hay una colisión de intereses. Es como si los accionistas de los sanatorios dirigieran los hospitales públicos. La medicina privada tiene todo el derecho de existir y de crecer, y en buena hora que así sea, pero nunca, jamás, puede ni debe asesorar o tomar decisiones en el ámbito público. Es incorrecto y antiético. Son dos esferas claramente diferentes (Educación Cívica de la secundaria).

Tomar este tipo de decisiones agrava las ya existentes graves situaciones de riesgo epidemiológico, rabia, parasitosis, entre muchas más… accidentes viales, mordeduras y ataques de jaurías.

5.- También se incumple la Ley provincial de Municipios que establece que la sanidad animal es responsabilidad del Municipio. Un cambio de paradigma en la sociedad reconoce el derecho de los animales a la salud y a una vida sin sufrimiento, lo que, pese al título que ostenta, no contempla la Ordenanza.

Por el contrario, como ya dijimos, establece que solo al cabo de 3 años podrá recibir atención clínica el 20% de los perros y gatos de Tandil. Es un porcentaje arbitrario y sin fundamento alguno que no brinda protección ni a los animales ni a las personas, manteniendo, como ya dijimos, el riesgo de enfermedades zoonóticas y epidemias.

6.- La Ordenanza recientemente sancionada retrotrae a las viejas normas de tenencia responsable, recomendadas en todo el país por los Colegios Veterinarios y que tanto daño han causado. Esas Ordenanzas, que solo permiten deficientes o directamente nulos servicios de castraciones y sanidad animal, obligaban a los vecinos a asistir al servicio privado para no ser penalizados como tenedores irresponsables, violando la ley antidiscriminación, criminalizando las conductas y castigando a quien no tuviera el dinero suficiente para concurrir a una veterinaria privada. ?????? ?? ??? ?? ????? ?????????? ?? ???????? ???????????, ???????? ?? ???????? ??????? ?? ??????? ?????? ?????????? ???? ??? ?? ????? ????? ??? ?????? ?? ???????? ???????.

A lo largo de los años esas ordenanzas plagadas de sanciones demostraron su inutilidad, creando el actual riesgo sanitario al permitir el aumento de la sobrepoblación de perros y gatos, ya que desviaban el foco de las castraciones masivas a cargo del Municipio, que hubieran solucionado el problema, hacia la persecución y castigo de los vecinos, imposibilitados de ejercer un cuidado responsable por la carencia del servicio público.

Lamentamos mucho tener que reconocer que en Tandil nos encontramos con funcionarios más preocupados en aplicar sanciones a los vecinos que en proteger la salud pública.

También lamentamos que los habitantes del Municipio de Tandil continúen presos de intereses ajenos al bien público, sin recibir la protección que merecen en su salud ellos, sus niños y sus animales y que las leyes, desde la Constitución Nacional en adelante, les otorgan.

De todos estos temas se ha hablado con los funcionarios mencionados. Hemos destinado nuestro mejor esfuerzo a tratar de ayudar a la población de Tandil, que sabemos sufre de manera dramática la falta de una política pública adecuada en esta materia.

Por lo tanto, nos sentimos en la obligación de poner en el conocimiento público las causas mencionadas, contrarias todas ellas a la política de castraciones y sanidad animal propiciada desde la Red de Políticas Públicas, que ha producido excelentes resultados en comunidades de todo el país.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades

  © 2024 Jorge Mazza | Plan de Noticias Tandil |